domingo, 17 de enero de 2016

Conexión Literaria!


El día de hoy no vengo a hablar de un libro en específico, de hecho solo les vengo a contar algo que me ocurrió el día de ayer.

Ayer mis papás me preguntaron si los iba a acompañar a un cumpleaños donde una tía-abuela, yo accedí, pensando que era el cumpleaños de ella y que no la veo hace mucho, pero al rato me entero que en realidad es el de una prima... Prima a la que no conozco, o realmente no recordaba conocer (según mis papás la vi una vez para un evento familiar hace alrededor de 11 años, algo de lo que obviamente no me acuerdo). 

La cosa es que llegué separada de mis padres y mi primera reacción al ver a mi mamá esperándome en la puerta tras saludarla, fue preguntarle quién era la persona que estaba de cumpleaños, y me señaló a una niña que miraba desde la puerta, ella era Anita y estaba cumpliendo 14 años. Yo me acerqué a saludarla y bueno, mi mamá me contó que los cuadernos que le regaló le habían gustado y que de paso me había sacado un set de post-it para ella pues le gustaba leer, a lo que luego añade una presentación, diciéndole a mi prima que yo los ocupaba para marcar mis libros. Solo eso bastó para que sus ojos se abrieran de sorpresa y me respondiera que era algo genial, que ella no lo hacía y no sabía. Me limité a responderle que solo debía poner uno en alguna parte que le gustara, una frase que le llamara la atención o como quisiera, ya que cada uno tiene su forma de ocupar los post-it a su gusto.

El resto de la noche me la pasé conversando con tíos y primos de mi papá, ya que a mis 20 años simplemente no encajaba con todos los niños que andaban corriendo por la casa quienes tienen entre 2 y 10 años, sin contar a la cumpleañera y otra prima que tenían 14 y 15, pero yo seguí conversando con mis tíos y no las vi mucho.


O al menos así fue hasta la hora de la cena. Fue entonces cuando pillé a ambas conversando sobre series y libros y yo, sutilmente pregunto si vieron "Amerincan Horror Story" para unirme a la conversación. Me dijeron que si y conversamos un rato hasta que salieron a la luz títulos de libros, fanfictions y otros en los que ambas comenzamos a charlar como si realmente nos conociéramos de toda la vida. Todo el resto de la familia en la mesa -en ese momento nos encontrábamos las mujeres solamente- estaba por decirlo menos "impactada", todas se sorprendían al ver lo natural de nuestra conversación, nombrando historias, personajes y autores como si nada, riéndonos y apuntando cosas como si realmente hubieramos compartidos muchos momentos previos a esa cena y no... simplemente fue una conexión literaria que se dio naturalmente.

Estas conexiones son algo maravilloso, que no suceden solo con los libros, pasa también con gustos musicales, con series, y otras cosas que a la gente le apasiona.


Esta experiencia me pareció interesante y quise compartirla con ustedes.
Me despido, como siempre dejándolos invitados a dejarse envolver por las palabras... nunca sabes qué sucederá o a quién conocerás gracias a esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario